LA TARDE

pluma

Poema incluyíu nel poemariu inéditu, n’español, Índigo.

Allí avanzaba el friso de la tarde

entre ábrego y silencio, otra vez, 

con su luz presa de azul palidez

y un tiempo de serenidad cobarde.

 

Allí, en la remembranza sin alarde

de aquel septiembre henchido de niñez

jugaba una partida de ajedrez

con las humildes piezas del aguarde.

 

Gotas de lluvia como tercos peones

en tablero de otoño presentido,

mientras de alfiles un par de gorriones

 

le cercenan sin prisa el recorrido,

junto a un castillo hecho de cartones,

al rey, un pobre balón descosido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s