10 POEMES NA ANTOLOXÍA “TOMA DE TIERRA”

Toma de tierra ye una antoloxía poética editada en 2010 por Trea, onde l’escritor y periodista José Luis Arguelles axunta les voces de 38 poetes en llingua asturiana  nacíos ente 1940 y 1980. Cada unu esbillara diez poemes que se publicaríen, amás de nel idioma orixinal, na so versión castellana. Gracies a esti llibru billingüe ye posible dar a conocer más allá de les llendes d’Asturies la realidá de la llírica más propia del país.

Esta foi la mio contribución na iniciativa editorial de la editorial xixonesa.

¿CÓMO ESCRIBIR POESÍA?

¿Cómo escribir poesía, después de tantos silencios;

por qué nun naguamos agora pol acallantar definitivu,

por enfotanos neses otres coses

muncho más gratibles y xeneroses?

¿En reduñes de qué tenemos d’axigantar les duldes,

remanecer les batalles vieyes o imprevistes tenrures?

¿Pa qué val esi pocu del ruíu nuestru

somorguiándose nuna sonoridá de mar que nos esborra?

La povisa de les pasiones d’otru tiempu;

¿ónde atoparíemos al que lo quiera, masque en versu seya?

 

 ¿CÓMO ESCRIBIR POESÍA?

 ¿Cómo escribir poesía, después de tantos silencios;

por qué no anhelamos ahora  la mudez definitiva,

la apetencia por esas otras cosas

mucho más agradables y generosas?

¿En busca de qué debemos agigantar las dudas,

rebrotar las batallas antiguas o imprevistas ternuras?

¿Para qué vale ese poco de nuestro ruido

sumergiéndose en una sonoridad de mar que nos borra?

La ceniza de las pasiones de otrora;

¿dónde encontraríamos al que la quiera, aunque en verso sea?

 

 

 QUEDAREMOS EQUÍ

Quedaremos equí,

esperando xunta’l camín,

naguando porque nada nun venga

y nun seya a topanos naide,

mirando’l fumu quieto,

les orielles onde l’agua duerme,

la puerta de cuarterón

mustia de lustros y abandonu.

Quedaremos equí,

tomando’l tiempu coles manos,

zarrándolu nun estoyu efímeru,

pa que la tarde nun s’apague

y el vinu escaliente’l santuariu de los suaños.

Hasta que’l pensamientu,

deitáu sobre la piedra del olvidu,

yá nun pueda prenunciar

les sílabes clandestines de los nomes nuestros;

nesi atapecer cuando orbaye

sobre’l llaberintu escuru de la desgana.

 

 

 

QUEDAREMOS AQUÍ

Quedaremos aquí,

esperando junto al camino,

ansiando que nada venga

y no logre hallarnos nadie,

observando el humo suspendido,

las orillas donde el agua duerme,

la puerta de cuarterón

ajada de lustros y abandono.

Quedaremos aquí,

tomando el tiempo con las manos,

encerrándolo en un estuche efímero,

para que la tarde no se apague

y el vino caldee el santuario de los suaños.

Hasta que el pensamiento,

recostado sobre la piedra del olvido,

ya no pueda pronunciar

las sílabas clandestinas de los nombres nuestros;

en ese atardecer cuando llovizne

sobre el laberinto oscuro de la desgana.

 

                  

                                                                                                           

AL ALDU

Igual que l’andarina

de les tardes infantiles

amiyaba nel cielu húmidu y ensin color.

Así llegues tu, hasta’l sitiu

onde tovía yeres del tiempu

cuando tocaba mudar de casa,

d’amigos, de cayes, de colexu.

Pero yá nun sabes renumbrar

los últimos pasos d’aquella edá.

Duel vivir, agora, al aldu,

desdexando les vistimentes

con que la inocencia recargaba’l so misteriu.

 

 

SIN RUMBO

Igual que la golondrina

de las tardes infantiles

descendía en el cielo húmedo y sin color.

Así llegas tú, hasta el sitio

donde todavía eras del tiempo

cuando tocaba mudar de casa,

de amigos, de calles, de colegio.

Pero ya no sabes remembrar

los últimos pasos de aquella edad.

Duele vivir, ahora, sin rumbo,

desdejando las vestiduras

con que la inocencia recargaba su misterio.

 

 

ALMA

Amiga, la partida nun termina.

Ven y sorríe, Alma, y escomencemos.

Seyamos como siempres, o blasfemos

o fiel soldadesca de la doctrina.

 

Dende los llugares de la rutina

topemos l’amor y los sos estremos.

Alma, xuntos, arteros,  yá tenemos

otra vuelta al home, y a la so ruina.

 

Miremos la muerte ensin rogativa,

ensin duelgu; y como nuna aventura

cosiquémos-y amodo toa ferida.

 

Y los nomes vieyos, en comitiva,

beban na alcordanza esa formosura

que me mató, ganándome la vida.

 

ALMA

Amiga, la partida no termina.

Ven y sonríe, Alma, y comencemos.

Seamos como siempre, o blasfemos

o fiel soldadesca de la doctrina.

 

Desde los lugares de la rutina

hallemos el amor y sus extremos.

Alma, juntos, sagaces,  ya tenemos

una vez más al hombre, y a su ruina.

 

Miremos la muerte sin rogativa,

sin dolor; y como en una aventura

cosámosle despacio toda herida.

 

Y los nombres viejos, en comitiva,

beban en el recuerdo esa hermosura

que me mató, ganándome la vida.

 

 

MADRE

Madre penosa

de tolos calabres,

Madre tierra, madre,

vaxina patria,

boca secreta del fríu,

manos albentestate,

nial de la nueche,

Madre de la muerte,

al resurrectu fíu qu’atetaras,

arrecuéyelu, abellúgalu,

tómalu, desnúdalu,

llávalu, abrígalu,

al to home últimu,

pa dir escaeciendo

y afayase en secreto

en tolos valles

y en tolos montes,

vacia la mirada y la voz.

Descalzu trío l’agua,

la piedra, la herba,

que tendrán de ser

enriba’l mio sarcófagu

de llerda primixenia.

Nuevu penetro a la muyer

y celebro al tiempu n’alcohol,

en conociendo que l’alma

más verdadera, más pura,

del dios autor

de les voces sucesives de la mar

yes tu, Madre de canes fríes,

que de los tos infiernos

me faes habitante.

 

 

MADRE

Madre penosa

de todos los cadáveres,

Madre tierra, madre,

vagina patria,

boca secreta del frío,

manos a la intemperie,

nido de la noche,

Madre de la muerte,

al resurrecto hijo que atetaras,

recógelo, resguárdalo,

tómalo, desnúdalo,

lávalo, abrígalo,

a tu hombre último,

para ir olvidando

y encontrarse en secreto

en todos los valles

y en todos los montes,

vacía la mirada y la voz.

Descalzo piso el agua,

la piedra, la hierba,

que habrán de ser

sobre mi sarcófago

de fango primigenio.

Nuevo penetro a la mujer

y celebro al tiempo en alcohol,

tras conocer que el alma

más verdadera, más pura,

del dios autor

de las voces sucesivas del mar

eres tú, Madre de canas frías,

que de tus infiernos

me haces habitante.

 

 

AXEDREZ

Xugar al axedrez, llueñe,

cola compaña d’una muyer y un perru,

nuna ciudá espantible, estraña.

Perfacer les estratexes y imaxinales

nos bárbaros combates de la tribu.

Arramar el licor sobre les frases

y enfilar d’inviernu la partida.

Tener deprendío peles ventanes

la estadística primordial de la humanidá.

Entainar el pensamientu.

Enquivocar el xaque y morrer.

Entamar otra vuelta. Pidir un vasu.

Acariciar una pierna, esbocexar

y facer conversa sobre’l pasáu inminente.

Querer muncho, quiciás ensin señardá,

ensin ser a sabelo, al semeyu d’un recuerdu.

 

AJEDREZ

Jugar al ajedrez, lejos,

con la compañía de una mujer y un perro,

en una ciudad espantosa, extraña.

Rehacer las estrategias e imaginarlas

en los bárbaros combates de la tribu.

Derramar el licor sobre las frases

y embriagar de invierno la partida.

Haber aprendido por las ventanas

la estadística primordial de la humanidad.

Apurar el pensamiento.

Equivocar el jaque y morir.

Empezar otra vez. Pedir un vaso.

Acariciar una pierna, bostezar

y conversar sobre el pasado inminente.

Querer mucho, quizás sin nostalgia,

sin llegar a saberlo, a la semejanza de un recuerdo.

 

ESTRAÑOS

Hai estraños

que nuna llibreta ensin fueyes

a la Nada escriben con sílabes de nada,

que prenuncien la so retafila d’ausencies

aterecíos pelos requexos del tiempu.

El llocu non.

Él disculpa les neciures de la vida,

la llercia, los silencios,

el duelgu de la piel nuestro,

con solo empapellar unes frases rápides

ente l’asfaltu de la ciudá triste y ríxida.

Él habita na incertidume

y pasa sobre la ceremonia de les ruines

como una nube,

naciendo más allá de l’aurora;

impúber, desnudu.

 

EXTRAÑOS

Hay extraños

que en una libreta sin hojas

a la Nada escriben con sílabas de nada,

que pronuncian su retahila de ausencias

ateridos por los rincones del tiempo.

El loco no.

Él disculpa las necedades de la vida,

el miedo, los silencios,

el dolor de nuestra piel,

con solo balbucear unas frases rápidas

entre el asfalto de la ciudad triste y rígida.

Él habita en la incertidumbre

y pasa sobre la ceremonia de las ruinas

como una nube,

naciendo más allá de la aurora;

impúber, desnudo.

 

PATRIA

Patria; patria mía,

con granible votu acepto

el sangre vieyo y el lutu de la tierra.

Pero pídote, ensin tregua

y con desesperu, como pide a la madre

el guaje de llantu enllenu:

Acueyi la mio palabra como fueya de carbayu

pel aire desprendida;

la que ye sola, na solitú amarga de l’Asturies perdida.

 

 

PATRIA

Patria; patria mía,

con fértil voto acepto

la sangre vieja y el luto de la tierra.

Pero te pido, sin tregua

y con desesperación, como pide a la madre

el niño de llanto  lleno:

Acoge mi palabra como hoja de roble

por el aire desprendida;

la que es sola, en la soledad amarga de la Asturias perdida.

 

ESCRITOS NEL AIRE

 

1

 

El ríu conduz el so ser flotante

hasta’l llugar pausáu del empielgu,

onde la nueche reflexa’l dominiu

azulencu y blancu de les estrelles.

 

2

 

Les espades del tiempu, poderoses,

irrumpieron crueles nes vistidures

del peñadal, cola puxa de ríos

que’l lloviu diera n’abandonaes venes.

 

3

 

Cautiva nes calices verticales

caleyaba silente la nublina,

esparciendo’l so volume de vientu

sobre l’advenimientu del inviernu.

 

4

 

Trescurre la eternidá d’una nueche

forrada entá con retayos d’ausencia,

cayendo de los suaños a l’aurora

colo vacante d’un tiempu de piedra.

 

5

 

De solitú y cobres primaverales

ta fechu’l misteriu de la reguera,

metanes l’alique mestizo y vieyo,

arramando’l golor fríu del agua.

 

6

 

Como daquella, nos primeros díes

del siegu, lleguen les voces de neños

siguiendo al aire, nun salmu melódicu,

pel llabradíu qu’aguarda la so hora.

 

 

ESCRITOS EN EL AIRE

 

1

 

El río conduce su ser flotante

hasta el lugar pausado del remanso,

donde la noche refleja el dominio

azulado y blanco de las estrellas.

 

2

 

Las espadas del tiempo, poderosas,

entraron crueles en las vestiduras

del peñascal, con la fuerza de ríos

 que la lluvia diera en dejadas venas.

 

3

 

Cautiva en las calizas verticales

deambulaba silente la neblina,

esparciendo su volumen de viento

sobre el advenimiento del invierno.

 

4

 

Transcurre la eternidad de una noche

forrada aún con retazos de ausencia,

cayendo de los sueños a la aurora

con lo vacante de un tiempo de piedra.

 

5

 

De soledad y primaveral cobre

se hizo el misterio de la torrentera,

en medio del liquen mestizo y viejo,

derramando el olor frío del agua.

 

6

 

Como entonces, en los primeros días

de la siega, llegan voces de niños

siguiendo al aire, en un salmo melódico,

por el labrantío que aguarda su hora.

 

 

EL LLATÍU

Raíz del pensamientu ye’l corazón,

y el corazón ye llatíu, y nél

el recuerdu y la sombra del so ritmu

perfaen heredá de la nuestra historia.

Nel llatíu humanu guárdense amodo

el vértigu los años, la firida,

el poniente desgarráu que sabe

fundise baxo la piel del silenciu,

la corriente inconstante del deséu,

la llercia, los frutos del suañu, el gozu

de ser y les seduciones del vientu.

Abenayá, y en cualesquier llugar,

podemos conocer el so rumor,

siempre fráxil, desnudu, inevitable,

dientro del cuerpu, y tan lloñe del tiempu,

del nacer a la muerte inesorable.

Somos los fíos remotos del agua

y por ello sentimos nel llatíu

-qu’apruz de primóxenu manaderu-

les esperances, la palabra, l’íntimu

aliendu que nos alimenta y l’ecu

d’aquellos momentos yá inalcanzables.

  

EL LATIDO

Raíz del pensamiento es el corazón,

y el corazón es latido, y en él

el recuerdo y la sombra de su ritmo

conciben heredad de nuestra historia.

En el latido humano van guardándose

el vértigo de los años, la herida,

el poniente desgarrado que sabe

fundirse bajo la piel del silencio,

el torbellino inconstante del deseo,

el temor, los frutos del sueño, el gozo

de ser y las seduciones del viento.

Hace ya tiempo, y en cualquier lugar,

que podemos conocer su rumor,

siempre frágil, desnudo, inevitable,

dentro del cuerpo, y tan lejos del tiempo,

del nacer a la muerte inexorable.

Somos los hijos remotos del agua

y por ello oímos en el latido

-que surge de primógeno manadero-

las esperanzas, la palabra, el íntimo

aliento que nos alimenta y ecos

de aquellos momentos ya inalcanzables.

NOTA

El poema ¿Cómo escribir poesía? pertenez al llibru Tiempu de nós (Trabe, Uviéu, 2001)
Los poemes Quedaremos equí, Al aldu, Alma, Madre, Axedrez, Estraños, Patria y Escritos nel aire pertenecen al llibru Decenariu (Trabe, Uviéu, 2005)
El poema El llatíu aparez en Leer el paisaje (Jardín Botánico Atlántico, Xixón, 2007)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s